Entre abucheos y gritos se aprueba reforma de Retiro

Jueves 04 de Abril de 2013

SAN JUAN  –  Tras dos horas de discusión en el Senado, se aprobó el jueves el controversial Proyecto de la Cámara 888 que aliviaría la crisis en el Sistema de Retiro, el cual fue igualmente aprobado por la Cámara de Representantes y recibirá la firma del gobernador, Alejandro García Padilla.

“El proyecto no puede220px-Puerto_Rico_Capitol ser situación de alegría para nadie. El Sistema de Retiro ha llegado al punto más bajo en su historia”, indicó el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, en su mensaje en el Hemiciclo donde fue interrumpido en varias ocasiones por los gritos y abucheos de los visitantes en las gradas.

La Fortaleza envió a la Asamblea Legislativa su propuesta de la Reforma de Retiro en febrero. Luego de varios cambios, debates y discusiones, el Alto Cuerpo dejó sobre la mesa el martes el debate de la propuesta, pues la enmienda radicada por el representante Charlie Hernández fue considerada inconstitucional.

“No hacer nada es la irresponsabilidad más grande de Puerto Rico. Es muy fácil estar en la oposición y criticar”, finalizó Bhatia, pues los comentarios y abucheos le impidieron continuar. De hecho, el presidente solicitó, en varias ocasiones, que se mantuviera el silencio en las gradas, pero sus intentos fueron ignorados.

El portavoz de la minoría senatorial, Larry Seilhammer, por su parte, opinó que la propuesta de la reforma “es 70 veces siete peor que la Ley Siete” y lo que se hace con la misma es “crear una próxima generación de pobreza.

María de Lourdes Santiago, senadora del Partido Independentista Puertorriqueño, fue una de las más aplaudidas en su mensaje. La legisladora dijo en su alocución “este es el Senado de las puertas entreabiertas”.

Los legisladores populares que votaron en contra fueron Cirilo Tirado, Mari Tere González, Antonio Fas Alzamora y Rossana López. Los legisladores Thomas Rivera Schatz y Ángel “Chayanne” Martínez, ambos de la Palma, estaban excusados por lo que no emitieron voto.

Una vez aprobada la medida, los ánimos entre los visitantes de las gradas se caldearon. Hubo gritos, forcejeos, abucheos e insultos hacia los legisladores. La portavoz de Servidores Públicos Unidos, Annette González, expresó estar decepcionada por la forma en que se discutió la propuesta y sostuvo que llevarán el asunto hasta los abogados para ver la posibilidad de una demanda de clase. (CyberNews)

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.