Arzobispo pone en duda la carta sobre Altar de la Patria, pero se ampara en la Quinta Enmienda

SAN JUAN – El arzobispo metropolitano de San Juan, Roberto Octavio González Nieves puso en duda el martes la procedencia de una comunicación delegado apostólico del Vaticano a su persona sobre el llamado Altar de la Patria.

“Les ruego verificar la procedencia de la misma con la Nunciatura Apostólica ya que se alega que es una comunicación de dicha oficina, y también enviar copia al Secretario de Estado de El Vaticano, a quien se hace alusión en la mencionada comunicación y a este servidor a las direcciones que se proveen más adelante”, dijo González Nieves en comunicado de prensa.

González Nieves prefirió invocar un asunto de privacidad en vez de dar detalles adicionales sobre la alegada comunicación.

“En lo que respecta a este servidor, la prudencia y el sentido de Iglesia me dictan que los asuntos internos de la Iglesia los trabaje con la Santa Sede con la privacidad que amerita la situación”, señaló.

La estación de radio NotiUno reveló el lunes una carta que indica al arzobispo de San Juan, monseñor Roberto González Nieves, que no podrá designar una de las capillas de la catedral para los restos del prócer.

Ante estas noticias, el gobernador Alejandro García Padilla, quien participó de los actos de recibimiento de los restos de Power y Giralt indicó que “yo me siento muy orgulloso de haber recibido los restos del primer prócer puertorriqueño. En cuanto a los gastos, según la información que yo tengo, los gastos fueron sufragados por la marina de guerra española. Los restos se los otorga el arzobispo de Cádiz al arzobispo de San Juan, y este en un acto de mucha hidalguía ha decidido que sea la familia de Ramón Power que decida donde van a descansar los restos”.

Según la misiva enviada desde el Vaticano, esta no es la primera comunicación que recibe monseñor González Nieves indicando que desista el interés de guardar los restos de un prócer en la catedral. En diciembre del 2012, se tomó una determinación prohibiendo enterrar los restos del primer obispo puertorriqueño de San Juan, Juan Alejo de Arizmendi, en el denominado Altar de la Patria dentro de la catedral.

La determinación del Vaticano fue comunicada al arzobispo de San Juan vía el arzobispo Józef Wesolowski, nuncio apostólico en la República Dominicana y delegado apostólico en Puerto Rico. Este se mostró sorprendido al conocer que González Nieves se mantenía interesado en enterrar los restos de los próceres en el lugar, a pesar de las órdenes provenientes de la santa sede. (CyberNews)

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.